20.- UN TOQUE DE INFIDELIDAD NO LE HACE MAL A NADIE.



Teresa
tenía unos labios de película
y yo la adoraba paciente y sarraceno.

Era eminentemente un aprendiz
más ingenuo que un cadete.

¿Quién yo yo para recordar mis dedos en su pezón mamario,
sus piernas flacas sin pelos en mi cama
y mi pene musulmán?

Yo;
que balbuceaba hermanas en la Inmaculada Concepción.

Me gustaba tocar con mi dedo aquella úvula.
y a ella arrancarme los primeros pelos estos.

Me gustaban sus ojos de perfidia
de un bolero verde impenetrable.
y a ella mi ronco pasional azul.

Me encontré con ella un día,
pero giró la esquina.

Era gorda la odalisca.
Y era calvo este sultán.