48 .- TODA UNA VIDA


Como novicia núbil
de dosel a palio te salen
los pulcros tocados, las manos de goma
el  cráneo dulce y jugoso
hospital de mis versos.
¿Me viste antes del grito primero?
Entre las piernas,  
parida
¿Me viste?
En la ciega retina yo estaba.
En la sangre del parto.
En el padre placebo.
En el día de clases y amor al dinero.
Te amaba con tronco y pulgada
en pleno sepelio te amaba
pepa, botones y muecas
boquetes y entradas.
También los naufragios.
Tus hijos no míos,
los veo,  benditos.  No tuyos me dices.
Orino los astros del rito de novia,
de madre y de viuda, de abuela y de suegra
y sacudo mi peso sin nombre.
No tuyos, ni míos me dices.

47.- OXIGENO


Ingreso al cráneo y sus campos lunares,
sus grietas secas,  su luz vacía
infinita de hielos y muertos
la lisa nada
abierta en el frío  de altares
de impactos desiertos.
Aquí estuvieron los mares, la selva y los huertos
Me inclino de raza y declino
sobre mi lápida historia
y finita. 

46.- AMBICIONES CORRECTAS


Yo barco sin abismos animales.
Yo con alas yo sí
archivo del viento en propio hueco
binario territorio del suplicio
en la angulosa calle con su paso absurdo
en el luto profesor y de la masa
en el diccionario donde se entierran las gaviotas de neón
en el pronóstico del fin del mundo y de mi voz
de mi unidad funcionaria y mis clientes
broto en pedazos insaciables que no se acuerdan de mí.

Hombre moderno sin pasos ni vergüenzas
sin dilemas boticarios
irrefutable, categórico y certero.

Es lo que codicio del vacío.

45.- NUNCA MÁS



Llena de juncos
la hora nona trisa sollozos de mis naranjos
semillas lanza desde mi víspera
deletreando de algún saludo
ya nunca más.

Y mi caballo domas con alas broncas
donde mi nombre ventiscas gritan:
el solitario.

Errante las nubes calmas
las cumbres y la vigilante ceguera;
ya nunca más.


44.- BANDERA
































http://www.epdlp.com/bso.php?id=2966
Me llamo desenterrada
sonoro piedrazo que ondea en tu año de escuela
y troncos de tarde son mis golpes de veras
porque me llaman bandera.
Me habitan gusanos de moscas, monedas
y en carnes de lepra vencida por hongos de siesta
va la desidia embustera
Me escupen billetes perfectos los vientos difuntos
me hacen heridas de a pares la patria y la tierra
un dos tres de mis padres combaten
y dejan mi estrella deshecha.
Antes del hueso fui roca, lava, universo
y libre sobre todos los muertos ajenos
Entrando con ira a tu pecho de anciano
dame un saludo con lengua,
pertenezco a cualquiera.

1 .- FIESTAS DE FIN DE AÑO.-


Colección de Otoño – Invierno . 1985 . Rubén Cárcamo Bourgade.


El barco al sur deshecho en su timbal de huracanes
ayer mi nuca mascó
Buldózer free - lance de lo que amé.
Castrado infeliz,
pañuelo hilo a hilo devorado
arrumado de planetas,
de usureros
de hachas putas
y preñadas gatas de otros.

Cuánto barrote raspó mis tripas con esquirlas que no son mías.

Carcomida sin fin aquella sombra de puñales todos
en mi tímpano tenso al susurro de un día que pasa tras otro,
se me va o perece.

El mundo está encogido en la gota reventada a martillazos
de lo que amé
parece.

2 .- COLISEO DEPORTIVO DESDE LO OSCURO


Seguirán ululando las catedrales de mis ramas si recuerdo.
La campanada arremete con su muerto
y su mujer de jabón y talco
retuerce un rosario doloroso.

¿Dónde está, aquel que era?
¿Se lo llevaron?
Si es que estuvo.

Gasolina, fauna, ficción.
Disparos cruzados y el puntapié inicial
crepitan terminales
en las pupilas del Estadio Nacional
sobre el verde pasto verde que no recuerdo
y la luna hermosa de nuestra cordillera que no olvido.


¡ ¡ ¡ ¡ ¡ G O O O O O O O L L L L ! ! ! ! !

3.- CONMIGO LO QUE QUIERAS



Donde quedaron las mejores horas
no habrá sustituto de beneficio a mi helecho
a su catedral nueva dentro de las hojas.

La catedral del aire
renovó su vitreaux
de helechos nacidos para el viento y yo.

Y me deshoja
hueso por hueso.

4.- EXIT


Humillado en la sala de espera
saludo a las puertas
balanceo mis piernas
algo tendrá que pasar mientras me digo y disperso disparo.
Algo dirán las paredes.
El sillón de madera
La grasa de los que mueren
creyendo.
Nada me duele.
Ni el momento en esta cabeza de playa vacía
que nadie pisa ni olvida.

5.- Los HERmanos

http://www.epdlp.com/bso.php?id=831
Gruesas orugas
llantas del camión militar
remueven el pavimento
y van por la calle, mirándonos.
Para qué seguir
si todo es contradicción,
ecuación de tortura.
A cada espacio de uña
reconozco rostros vecinos
o nace
el viento de un océano de negros dientes
en mis huérfanos del vacío
Me alejo cada día más
Y ni me espero
Me olvido
Ni lisiado regreso
Y la degradación permanece
Y crece
En verdad estoy lejos
Y al fondo
Me veo
¡Que ambiguo es todo esto!
Espantosamente ambiguo
Las palabras me suceden
No confundamos y sobre todo
no abusemos.

6.- LA HISTORIA INTERMINABLE

http://www.epdlp.com/bso.php?id=164
La vigilia me hace eterno
y me responde azul en desorden profundo.
El fin no existe ahora y todo es inútil.
Me como al día el pan del miedo
me corro de todo
me da lo mis mo
y no sé donde morir.

La utilidad crece;
nos trepa la arteria del humo
y aquí al fondo de nuestras caras y codos
me veo
y te veo al fin
contuso.

7.- NATIVIDAD



¡Que explicas!

¡Que me dices!

¡Que digo ni que nada!

y estas palabras
se hicieron redondas
porque yo lo quise
y sobre esto domino
con mis ojos de orca,
mi contorno lúcido y concreto,
fértil dentro de mis piernas,
potente en cada hueso,
me explico en estos versos
o estoy cerca
lo adivino.

8.- EN LA BOCA; NO.



Fondo y escombro en mi boca
Bisagra que risa amarga
El universo abrase algazara
Bisagra que risa amarga.
Si nadie pasa por casa
Me pondré perdido de hermanas
Raquel y Patricia
Me sacaré las muelas del juicio madre que no ama.
Porque si yo no digo
si no me tomo en serio
si me tomo un trilce
ni un ocaso ojal disparo
me acompañará desnudo desde casa
madre que no ama.

Nunca estuve loco
agónico, huevo, ni nacido.
Sólo taza
en el amplio sentido de su redondez y su vacío
madre amada que no ama.

9.- HISTORIA MINIMA



Roca y gira mi luna
que vive el mar de náyades raspando
Abrigo oscuro se destapa de orificio sólo
donde gira y roca luna mansamente
me hace trizas la parte de mi piedra

Viento que late mío en tráquea ajena
de borbotón y sangre
mi pulmón rebasa
hoy de tos
a donde van los que se posan
en la senda pétrea
para lagrimear de sí.

A donde van los que se posan
en la senda pétrea
para lagrimear de sí.

A donde van los que se posan
en la senda pétrea
para lagrimear de sí.

10.- EXPRESSO DE MEDIANOCHE

http://www.epdlp.com/bso.php?id=740
Pajárome en las crestas del viento amilanado
y el aire o látigo raíz me crece en la cutánea
como una sepultura rasgando vientres.
Hoy duelo espanto mordiendo hierros calle abajo del balazo.
Lejano adiós me pareces al nacer de la ciudad sin mí.
Roto, vacío, sin batallas. Nuevo y reviento de faldas viejas.
¿De cuál azúcar me hablas, castrado?
Literalmente no pajarado.
Adiós sube mi escalera a pulso del viento amilanado.
Lo que olvidé. Olvidado.

11.- HOMBRE DEL TIEMPO

http://www.epdlp.com/bso.php?id=3413
Aquella muela que olvidé
y que tan mal maltraté
era brújula de fin de mundo y la saqué.
...
Pero no estoy loco
Kafkiano ni Borgiano
meridiano punto justo de la nada.
...
Militante inmóvil
de un cliché hiperbólico y suflé.

12 .- HOTEL DANUVIO



Esa piedra lanzada cae en la cutánea esponja.

La luna canto no subirá mis velas nunca.

El día de hoy corrió con mi corbata arrastras
por su propia deuda.

Cada cosa vista
disminuye la vida.

Cada objeto
mata
y su polvo me separa de aquella espalda,
de aquel muro en que perdí mi rastro.

13.- ANTES DE LA LLUVIA

Fotografía de Fernanda Soto Mastrantonio.-


Me fui,
le quisiera decir a usted
por una rotura del cristal de sus propios ojos.

Creció  mi viaje debajo de los muebles que habitó.
Vértebras gastadas me persiguen un poco más que sus palabras
que no me duelen.
Lo digo antes de la lluvia.

Un aullido para sangrarme adentro
me cohibió desde que tomé la mala costumbre de mirarla.
Hipodérmico dormí
como una canción de tumba recién parida
a la vida que me espera a la salida.

No volveré ya nunca más.
No la veré.

- Hay en tu bolsillo un mapa, por si quisieras regresar -

Pero en un puñal cráneo menor girando
delicadamente la adivino: le abandonó el camino.

Universales bocas que alimentar
pasan
delicadamente con hambre
pero yo no pienso volver.

14 .- LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

http://www.epdlp.com/bso.php?id=714

El problema es la fidelidad
Ya no hay cosa dicha, rota por otros
desde antes...
Si no me falla la memoria
si no me muero ahora
diré que soy inmortal desde siempre casi sin hablar.
Puestos mis zapatos diarios junto a los zapatos varios
pienso.

A la esquina transparente no irán mis travesías.
Detente.
Al centro de la ciudad por los atajos
Ya se encaminan las piruetas.
No adivino; pienso
Por allí no pasarán con sus largos trancos.
Pienso inútilmente.
No mis uñas heráldicas. No.
No pasarán
o
No hay vacantes
decían los carteles de la mejor semana
mientras pensaba.

15.- ISIDORA

http://www.epdlp.com/bso.php?id=400

He aquí que hoy
puntudo y angular
dental y alado ya me voy.
Hacheo promotoras de la dicha en el centro comercial
Enchufado continúo
puente sin sentido.

Y lo más terrible:
desconocido a mis zapatos.
¡Cómo no ibas a olvidarme tú!

16.- EN EL JARDIN AJADO

http://www.epdlp.com/bso.php?id=154 ¿Cuántas traiciones al violín sutil?
Jardín de los cerezos donde esperan el haiku
Escatológico y telúrico
Cuadratura fundamental y estructural
Cosen palabras como miopes.
Al final;
terminan escribiendo novelas como ciegos al desfiladero.

17 .- STABAT MATER DOLOROSA

Foto de Carlos Gutierrez 1° Premio Words Press Photo (Categoría medio ambiente. Volcán Chaitén) http://www.epdlp.com/om.php?id=3844

dios pajárame las alas

pico y nido circunvala mi cordero

músculo balazo de pájaro en cráneo bello me coronas

silueta en árbol puerta de un regreso que te pido

fin alado sueño de tus garras me lo impide

trino sol caliente que me parte cada día en mi calvario abierto

sostenida en tu instantánea

18.- NOTICIARIO CRÓNICO

http://www.epdlp.com/bso.php?id=2337
Los patios de sangre
de la rota ventana
que pulmón al aire
me dispara gatillando muertos
cada fin de mes más hondos.

Qué más tierra del Valle Central de Chile
yo me quisiera
y sus paladas.

Sé que trozos escondidos
de piedras encaladas al borde de la Panamericana
callan a dos puntos cero cero estadístico de la noticia.

Después de tantos años ya sabida, se publica la noticia.

19.- ES BELLA LA VIDA

http://www.epdlp.com/bso.php?id=559
Yo soy más alto que las antenas.
A la diestra de Dios
soy el ángel del paracaídas.

Yo soy más bello
que un manzano florecido en el día de San Juan
y sereno como luna suspendida.

Camino por la casa más que Pedro
pero insisto; soy más bello
que una tarde a solas.

Incluso más de lo que aspiro
y a pesar de que vuelo mariposa
mosca se quisieran ellos.

Pero si soy veloz como la estela de un velero.
Y más callado que un baúl.

Canto mejor que los canarios
cuando bebo de un sorbo solitario.

Yo soy un loco lento.
Soy la ropa de un vahído
Soy por antonomasia
la perfección divina.

Soy supremo
y más bello que la vida .

20.- UN TOQUE DE INFIDELIDAD NO LE HACE MAL A NADIE.



Teresa
tenía unos labios de película
y yo la adoraba paciente y sarraceno.

Era eminentemente un aprendiz
más ingenuo que un cadete.

¿Quién yo yo para recordar mis dedos en su pezón mamario,
sus piernas flacas sin pelos en mi cama
y mi pene musulmán?

Yo;
que balbuceaba hermanas en la Inmaculada Concepción.

Me gustaba tocar con mi dedo aquella úvula.
y a ella arrancarme los primeros pelos estos.

Me gustaban sus ojos de perfidia
de un bolero verde impenetrable.
y a ella mi ronco pasional azul.

Me encontré con ella un día,
pero giró la esquina.

Era gorda la odalisca.
Y era calvo este sultán.

21.- BASURA Y MEDITACIONES

http://www.epdlp.com/bso.php?id=739
Los sótanos que laten de orfeones
mascan su barroca inocencia
a esta hora de la madrugada.

Paracaídas del pecho lunar mamá.

- Toda mujer aterida late así, hijo.

Hora de la medicina
en su noche bosquimana.
Del grito de mis huesos vienes
en sollozos te convertirás.

Basura mamá. Basura.

- Hora del llanto del biberón, hijo amargo
que yo laguna
no soy ninguna a la hora del lamento

Meditaciones. Meditaciones.

Es noche ballenera
acantilado corazón.
Escape al parto.
Retorno a la semilla
por lo que no ha sido
Hora de carniceros también pariendo.

Bienvenido a casa donde la comida es justa
y la salida ancha.

Basura y meditaciones.

22 .- EN EL LADO OSCURO DEL CORAZON


En el fondo de este aire
betoneras, hierros y concreto
se levantan estructuras como falos
Y de la noche a la mañana
la ciudad límpida vidriosa y fría
se anega
con hombres egresados de las fábricas
polifuncionales, autosuficientes, agresivos y totales
donde nadie viene de regreso.
Esto constituye un estilo.
Por supuesto.
Pero yo
que en fondo de este aire
sólo tengo el amor por los escombros,
¿ a dónde voy ?
¿ a qué lugar ?

23.- SALTANDO SOBRE LOS CHARCOS

A mí que siempre me crece la nariz
y no la experiencia
ni la madurez,
ni la solidez
que da la vida
no me pregunten
que para eso están las leyes
universales de la infamia,
los poetas
y sus latentes.

24 .-CASI UNA LECCIÓN DE TANGO

( Pero es lección de ajedrez)- ¿Cómo podría matarme sin causar un dolor
a mi memoria?.
¿A mi álbum de traiciones?
Pregunto a Juan Luis Martínez Poeta,
cirujano de la desintegración.
-----------------(Quien bebe café diletante
-----------------con Juan Luis Moraga Lacoste
-----------------arquitecto solista,
-----------------32 años, quien a su vez
-----------------de igual modo padece de los riñones).

Y él.

a un extremo de su ataúd particular
con la soga de Villón al cuello,
como el varón de la calle Morgue
me abre su armario individual y doméstico
donde está su abecedario mecánico
con su huesuda garra amarilla
tirando el hilo difuso de las palabras;
que es por donde muere el vate futuro Zurita.
-----------------(Quién
-----------------se acaba de quemar la cara
-----------------por una u otra palabrita con la Damisela)

y a Juan Luis,
poeta niño del Marga-Marga,
le tiritan las manos delgadas
colgando de los cielos
como volantines
hasta que se le van cortadas.

- “Ave María, me callo...”

25.- LENNY


[Sumergido tu naufragio
y palomado mi ganado
melancólico su irreparable vacuno
(me viene a la mente su yeyuno)
con tantos árboles sin uso
y sin hueso los huracanes
el silencio sigue objeto de mi curso, uno por uno]

¡Qué daría yo por estar pastando!
Mientras los poetas sigan cantando.
Lo mismo ocurre
con los que piden sufragio
Y permítanme el preámbulo:
por favor; que no me sigan hablando.

¡Qué daría yo por corregir
todas mis pasturas!
Las voluptuosas hebras de mi rabo
espantando el vuelo de las computadoras.

¡Qué daría yo por la anchura
de una hoja de mi pasto !
Rumiando, rumiando frondosas
mi panza, bonete, librillo y cuajo.

¡Qué daría yo por el pastizal de mi becerro!
Si a la estrella mía cayeran los rocíos
y mi rabo se iluminara lucero.

Y por ende me ofende
el que escupe mi verde y bala
sin conocer mi candado.

Alzo mis párpados con largas pestañas
cada día más par - tapados
de ver los vates de acullá pajar trinando
Apenas bufo, mujo para seguir pastando
rumiando, rumiando.

¡Qué daría yo por morir pastando!

26.- INICIO DE SEMANA.


Acrisolado me madrugo
antes de poner los pies en el abismo.
Abro el ojo de mi bata.
Sobre las pantuflas mal cosidas
mis pies se aprontan.
Que ganas de rimar con propias patas

Me espera la vida que la siga
sin sabanas nupciales ni mujeres que maldigan.

Me apronta mi tecito con su pan
y las sonrisas con sus migas,
los ojos del gato, la nana y la cuchilla.
La puta: se acabó la mantequilla.

En esta casa ya no es cómodo vivir
aún no abro aquellos dos
y ya llegan con su mano a mi dinero.
Van duchadas por locomoción
y algún cigarro en sus bolsones.
Menos mal que no pago la pensión.

El perro me mira y ni levanta su cabeza.
Es mi perro por lo cual - no ladra.
Estoy contento;
me alejo de la casa
forrado en el ojo de mi abrigo.

Apenas llego hasta la esquina.
Aún no parte el lunes
y ya me clavan con espinas.
Las llaves se quedaron en la casa.

Regreso
resistiendo a los sollozos
Abro la puerta y ese olor no lo soporto.

- Por favor
saca la cabeza de ese horno -
¿No ves que se inicia la jornada?

27.- MAS ALLÁ DEL JARDÍN


Sé que por lo general
la balada no vuelve comandante
que si levanto un faro vendrá el desastre
que si saludo me aproximo a los bordes
y que la tierra nos ama sin asco.

¡Que malar de mi palo moreno!
Que sin mugidos la bala me perforará cantante
como el dinero nos devuelve a la madre
y que de su propio pernil tremebundo
amancebaré mi propio Belcebú militante.

Porque llorar a gritos del sastre
no sirve de nada
sobre todo si es un día lluvioso
que es cuando recuerdo a Daniel de la Vega

La culpa no es de vosotros los muertos
Los aquí presentes crepúsculos
los accidentales crespones y por supuesto los clones
son los que me sublevan de mis propios embriones
del corto trecho entre los dos puntos gemelos
que nos une siameses en propia talla y su coito.

¡Por mi culpa!
¡Por mi culpa!
¡Por mi gravísima culpa!
Ni de ti
ni de mí,
jamás
caerán los botones ,mi muerta.

De mis pájaros separo tu fósil mi ruta
y los augurios de acullá tus calzones.
Aunque en verdad os digo
que de esa llave goteando de mis propios tendones
la marejada
me viene ya muerta.

28.- JUAN SINN MONTEGU


Cantemos mi lapidar cantemos
Cantemos mi entierro cadáver
Cantemos mi piel y sus pliegues
sintiendo morirte primero.
La luz de tus huesos me lleve
cantando al velamen de rezos
directo a los cielos de muerte.

Plisando la velas del río
sostiene tu pie mi sombrero
A coro certero y contigo
te cruce mi cielo perfecto
o las nubes te suban entero.
Y el llanto que asoma violento
permita decirte al abrazo
moneda y barquero,
lo siento.

Cantemos París compañero
cantemos con llaves, difunto
cantemos de otoño y de invierno
sintiendo morirnos ardientes
morirnos ligeros.

Si puedo decirlo en tu misa
sabré decir que te quiero
te quiero tonada
te quiero metralla
te quiero y malquiero
por dentro.

Cantemos mi lapidar cantemos
cantemos cadáver tu entierro.

Canta mi coz tu lucero
al desierto sin luz o mortaja
y a la casa que baja
su techo a tu pecho.

Cantemos sin par compañero
que mi abrazo postrero
quiso ser el primero.

29.- MI CENA CON ANDRÉ


Balazo de mi propio revoloteo
me repito
emplazado como infinito cardumen
millones de ladrillos
de peces numen
de extrusión de nosotros
Hay que saber lo que es eso
o callarse para siempre.

30.- NICK DE UN PESCADOR


Aquí clavado como un J.H.S. cualquiera
clavado al video
y suplantado por la noche ambivalente de la pantalla
inflamo las várices del ojo
arrítmico y anclado al balbuceo

Aquí
me quedo perplejo
del oriente que tomó mi vida
y del sur, frío latigazo en que estoy.
Temporal a mi silencio
Epidérmico contrato que rasgúñame los vidrios
En mis ojos con la llave puesta
Equivocado.

Aquí
afable e impecable sin arrugas
quieto y plagiado
pudriendo mi propio ritual de las piernas.
Aquí
escuchándome,
odiando, inapetente e integral.

¿Cuándo dejarás de interrumpirme por la cresta?
¡Cómo no te das cuenta!
Que aquí
de azul polar brillante
me ganó la muerte.

31.- ÚLTIMA MIRADA


Asestando mi candado

de las lecturas indivisas de mis ojos

tapado y mi cansancio

cascando de mis risas y atizando anteojos

canso

a cada mirada de la tarde palomera si fuere posible

un poco más de aumento.


Morir y cansancio

en cada gramo que pasa por el bulbo de vidrio

que ya me rindo

sin detalles

día a día

madre

mía.

32.- (JOSE AGUSTIN)


Y más acá la vena
ventosa al cráneo casi desnuda
como hija de la sal, desamparada
ora boquiabierta,
tronada sin aliento
sobre la encalada piedra réquiem de mi arcángel
estampido tiro,
ora pupa
bajo la sombra titilante del ciprés
ora padre nuestro.

Sin alimento purgando su propio turbio
de los hijos que le viven todavía

Sin honrar
la perforada sien
y el agujero familiar de culpas
desangrando en cada uno.

33 .- IN MEMORIAM


El olvido según Borges
es forma de la memoria
donde se quema la caricia padre
la incombustible madre
que no depone su actitud
y se descompone abuela, hermana una, hermana dos.
Se deshace el amigo al que juré.

El olvido de mi locomotora de lata se desarma
en el alba de las primeras trampas.
El olvido que depone ademanes de la hembra,
pero de la hembra hembra
esa que te olvidó primero,
es un mal hábito
que desordena las fronteras cuando reza:
“el olvido rotundo me desbesa
hebra por hebra”.

Es un mal hábito el olvido,
puesto que me olvido de perdones y mis culpas.

Olvido en paz y mano a mano con aquellos,
a pesar de ser muy mala esta rutina.

Olvido los otoños y me desarbolo
de las hojas, los caminos y mis hijos.

De todos los olvidos que recuerdo ahora;
el olvido de la primera eucaristía
y mis promesas oficiales
es el que más me duele ahora
a pesar de que olvidé por donde me dolía.

Olvido la distancia contundente que te impuse
y la distancia, hoy lo sé, son tus huellas que deshice
a pesar de que eran muy pocas cicatrices.

Olvido quien me llama al nido
y desanido mis umbrales de salida, sus plumas y corazas
Me olvido de la plebe y de sus lazos,
por ello me descoso y me desato
de banderas y pancartas.

Olvido mi destino
y el corazón que me lastima el brazo.

Olvido como dar un paso. Subir los párpados.
Olvido que hago aquí con el techo sobre el pecho
y no recuerdo cómo
me acosa y desabraza esta falta de memoria,
pero creo que recuerdo
por donde viene el miedo. . .

34.- PASEANDO A MISS DASY



¿Cuántos barrotes pilares
o costillas soban lustros de espera
a los huesos que se tornan quebradizos
dolorosamente frágiles en el matrimonio
siempre desde aquella celda craqueleada,lentos?

Rutina es la pregunta.

35.- SIEMPRE FUE EXCESIVO


Carcomido al fin
con sus óxidos latidos
se deshace aquella sombra de pañales
en trapos
hebras
filamentos
de un tejido desgastado
que yo era

El tenso tímpano al susurro del día
que para mí aún es posible
me desgasta insoportable

Pasa el tiempo por el Tiempo vida mía
Pasa enfermo
con óxidos latidos
y es demasiado.

36.- EL GALOPE DE LA PALMERA


Caramba Tamara
mi tarambana
tan botarate
tanta macana.

Tanta macana ay sí
marcha sin plata
de caravana
mi zascandil.

Mi zascandil ay sí
tan botarate
bate que bate
el alocado.

Alborotado ay sí.
tanta macana
mi zascandil
entrometido.

Entrometido ay sí
caramba Tamara
con improperios
del cicatero.

Mi cicatero hay sí
súmate al juego
de estos versitos
de los borregos.

37.- HUMORESQUE


Aquel humano
que lanzaba las saetas
para sostener el corazón del mundo
y apuntalar el cielo con propia estrella
en estado de emergencia,
no está con sus montañas presto.

Hoy más tardío que nunca
de sus ojos fijos ya se ocupan
las bombillas que iluminan a la par
de su crepúsculo.

Ellas son las de la plaza y del silencio
alejando de su pupa a cada niño
de su miedo y su esqueleto.
Acercando a propia tumba a cada anciano
sentado al compás de cada puerta.

Aquel humano que yo era
ya no está con vena abierta
ni potente en su atalaya;
permanece en estado de emergencia
y permanece pro lisiado y sin ofertas
sin ángeles custodios permanece
minusválido, confuso
y como siempre mal hallado.

Después de todo
cuando ya partieron todos
sin valor
sin sábanas nupciales
sin rabia
pequeño y consternado
aquel humano que yo era
permanece en propia arruga para siempre
bajo el nivel de piso terminado.

38.- CANCIÓN DE MUERTE


Les advierto;
esta es una canción de muerte
Simiente y miedo de los tedios
de palabras mil porque la muerte es la canción

Sin sentido a qué vienen estas memorias
si no a consolar tantos pesares .
y a mi canción de muerte
un sedimento de escozores.

¡A mí!
Vengan los creyentes en sus catódicos
pegando mieles,
rompiendo el sarro
hasta los cielos dulces de sus portazos clavan
sin saber exactamente a qué corresponden esos agónicos
y las impunes cuchilladas
blandiendo esta canción de muerte
con suplicios.

39.- MILONGA



Sembrando involuntario ese don
de un mar de lenguas contra el viento me desprendo.
Las voces me comandan
las sordina misma de las branquias.
No hay doctrinas;
sólo vida que no vivo
aunque recuerdo que no fueron vivos ni mis versos
empujados por el brindis de los vientos.
Todo se niega asimismo y lo reniego
porque sin mirar atrás también te miento.
No hay ira más sutil que los poemas
por lo cual me descubro
y me declaro sigiloso
furibundo.
Declaro de igual modo
que este vicio me atormenta hasta cercenar mi lengua
y lloro lágrimas de autores
cuando la voz se me atraganta sin abrir la puerta.

40.- BOCA BIEN CERRADA



.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Que pudiera yo decirde aquello que me habla
si mi lengua jamás lo engaña
en otro cuerpo de hojas blancas que no sean las migajas.
Es cierto que también formo la corriente
junto a otros intrigantes
para los cuales tengo abiertos mis roperos
con su mar de telarañas.
Y si alguna vez se abrió mi texto
fue para decirles que no entiendo
que lo mejor sería callarse.
Es lo funesto.

41.- SALVAJE A LA INTEMPERIE













Un guijarro mi corazón carajo
y al canasto el recuerdo que no abarco.
Mi caballo al tope del balazo
y la plegaria que no canto
pantano rutinario a cada día de mi espanto.

Un guijarro mi corazón carajo.
Pero me enredo con mis propios dedos
Me confieso lelo y medio pelo
de todo mis perplejos y de los celos.
Estoy repetitivo, uso demasiados adjetivos.

Y si vivo es porque soy el perceptivo
porque tengo muchas canas
y me entraron pocas ganas
a pesar del corazón guijarro,
guiñapos de mis ojos,
del sarro de mis dientes y sus colgajos.

Guijarro mi corazón carajo.
Con el que siempre viajo
Para ser imitativo de los viejos
siempre marcho adentro
y cada vez llego más lejos.
Mi corazón guijarro sabe lo que sabe
pretexto preferido de mis huesos.

42.- El vals; FLAMAS AL RESOL










































Si hay que arder que sea en la vida
Son mis últimos apuntes de la ira.
Porque hay que arder por donde duela
que es el volante del infierno y de la llama
donde concluyen mis calores,

Si hay que arder que sea en la vida
al devenir ardientemente consumido.
Y si cenizas quieren
que sea en la misma muerte.




43.- COLECCIÓN DE OTOÑO INVIERNO


Esta mi tarde
puede ser tibia
fría
monótona
diversa
quieta
etcétera
etcétera.

Yo
ningún bufón compré
y sí
perro anterior y viejo
escondido en casa
lugar de siesta estoy.

Y no
cabeza sesgada de tarde boa me crean.

Ausculto boa una vez más
y aunque modular sea la tarde
la siento boa mía
a pesar de esta larga piel oculta
escoriando en lento averno
mi disculpa
tan ajena y sola
en mi devota colección
de Otoño – Invierno.